lunes, 11 de agosto de 2014

Una mirada objetiva en la integración de TIC

Sistema didáctico
La integración de las TIC en el aula implica una serie de cambios en la práctica educativa desde la transposición didáctica, las propuestas de acercamiento del alumno al conocimiento hasta las relaciones entre el docente y el alumno. Así analizado, Yves Chevallard (1991) --La transposición didáctica, del Saber Sabio al Saber Enseñado, AIQUE-- propone la visión del sistema didáctico para recapacitar, tomar distancia, interrogar evidencias ejerciendo una "vigilancia epistemológica" sobre nuestro propio hacer.
1.     
¿Son realmente las TIC quienes producen el cambio cuando se incorporan a la enseñanza?

Según César Coll (2008) son los contextos de uso de las TIC los que determinan su capacidad para transformar la enseñanza y mejorar el aprendizaje. Y es justamente en el impacto de las TIC en las posibles modificaciones de las prácticas educativas, donde tiene sentido analizar cómo y hasta qué punto su incorporación modifica estas prácticas.
Es Larry Cuban (2003) sin embargo quien nos propone que la clase seguirá pasando no por los dispositivos sino por el contrato pedagógico, las interacciones que habilitemos y sucedan, por las consignas y la relación con el saber que habilitemos en los alumnos. Dicho de otro modo, utilizar un video, escribir un texto en word, abrir una netbook en clase no nos convierte en innovadores ni constructivistas, sino que son las decisiones en torno a lo  didáctico y utilizando todas las herramientas a nuestro alcance lo que nos permitirá sostener el proceso exitoso de enseñanza y aprendizaje.
Volvemos entonces al principio de los principios, la tecnología educativa ha existido siempre pero es en la actual Sociedad de la Información donde los dispositivos tecnológicos son la llave del hacer, conocer, relacionarse, crear y compartir. Por eso el acento en educación no está en la herramienta, está en construir un sistema didáctico capaz de integrar de forma invisible las tecnologías digitales y/o virtuales para afianzar y garantizar las múltiples relaciones de los tres elementos del sistema didáctico construyendo además significado, conocimiento, saber ser.

En esta construcción del conocimiento es donde entran en juego las habilidades del pensamiento desde las más básicas: Recordar, comprender, hasta las complejas del pensamiento superior: Aplicar, analizar, evaluar, crear y compartir. Aquí los docentes tenemos que proponer tareas y actividades a los alumnos para que desarrollen todas las habilidades del pensamiento que podrán servirle en el futuro, futuro incierto por cierto.
Con la mediación de las TIC podremos elaborar propuestas con el alumno como centro basados en la conocida taxonomía de Bloom revisada por Andrew Churches  de modo de promover espacios para un alumno activo, productor, involucrado en la construcción del conocimiento, "alumnocéntrico" en palabras de Jordi Adell (2012). Dicha taxonomía nos da pistas sobre la potencialidad de las TIC, donde el espectro de la comunicación es posiblemente el punto más potente a desarrollar. Aquí el aula puede verse enriquecida y es en los espacios de colaboración, mediación y negociación virtuales donde el potencial es más importante. (Dinámica de mediación: D)
Además integrando las TIC a la enseñanza podremos explotar aún más las premisas de cómo se apropian del conocimiento nuestros estudiantes recorriendo todos y cada uno de los pilares de la Pirámide que nos explica Cody Blair.
Con este bagaje de información seremos capaces de tomar distancia de la propia práctia y analizar las dinámicas que están proponiendo al incorporar las TIC al aula; reconocer las posibles mejoras en el uso e integración de las TIC a partir del análisis de nuevos caminos de mediación conjunta en concordancia con el sistema didáctico y reflexionar sobre la mirada epistemológica implícita en la práctica docente tanto si las TIC refuerzan prácticas bancarizadas de la educación (Freire, Paulo) o prácticas centradas en el alumno.

Otros textos:


Algunos videos relacionados: